25 Jun

Reflexiones sobre la adopción a partir del debate actual

Publicado a las 13:49

Reflexiones de las psicólogas Ivana Leus y Silvia Avondet

"La adopción,  una forma de  maternar - paternar, formar familia"

 

En los últimos tiempos se ha hablado en reiteradas oportunidades de la adopción, debido a los cambios que propone la Luc en la ley existente.

Esto amerita expresar algunos aspectos de nuestra posición como trabajadoras de la salud mental con experiencia de muchos años en el tema.  Recorrido que, desde Iniciativas Sanitarias, nos llevó a una mirada desde los Derechos de los diferentes involucrados.  

La madre que se desvincula del hijo que gestó, en forma voluntaria y/o a pesar de su deseo, atraviesa situaciones de vida (falta de sostén socio-familiar, abuso, violencia, pobreza, dificultades en el acceso a la salud, a la educación, etc.).  Los Derechos vulnerados son parte de los contextos en que se da la separación del niño/a de la madre de origen.  

Quienes  han sido desvinculados de su familia de origen son niños/as que en su desarrollo atraviesan procesos particulares que vulneran su derecho a crecer en  familia.  El encargado de garantizar los Derechos de los ciudadanos y, por tanto, de restituir aquellos Derechos del niño que fueron vulnerados es el Estado. Lo lleva a cabo a través de sus organizaciones y equipos especializados de hospitales, Inau, Poder Judicial.  

El trabajo que se realiza  implica un proceso complejo que incluye la búsqueda de condiciones de crianza en su familia de origen. A veces son su madre, padre u otro familiar que con los apoyos necesarios estarían posibilitados de hacerse cargo de la crianza.  Mientras esto sucede se cuenta con recursos para el  cuidado transitorio del niño/a (acogimiento familiar).  En estos casos se generan vínculos afectivos fuertes y tal vez duraderos, que sustentan su crecimiento y seguramente, aunque secundariamente, también hacen al crecimiento de quienes decidieron dedicarse a la tarea de participar en la crianza de niños en alguna etapa de su vida y no para siempre. 

Cuando no se dan las condiciones para que el niño vuelva a su familia de origen (madre, padre, abuelos, tíos) se cuenta, como alternativa excepcional, la integración a una familia adoptiva, a partir de la condición de adoptabilidad declarada por el Juez. Crear una familia a través de la adopción implica la disposición a construir juntos adultos y  niñas/os. En esta nueva familia los adultos se crean como padres-madres ahijando a un niño que no fue gestado por ellos y, por tanto, que llega con una historia previa. La dignidad de cada uno de ellos y el respeto y valoración del hijo/a con sus propias características e historia, brinda una base imprescindible para los vínculos de confianza en la nueva familia.  

El Estado a través de sus equipos técnicos especializados es el responsable del proceso de preparación y selección de quienes desean ser padres por adopción en sus diferentes configuraciones (padre o madre solos, pareja de padres, pareja de madres, pareja de madre y padre).  Deberán, en muchos casos, hacer el duelo por el hijo que no podrá ser, el hijo gestado por ellos, para dar lugar al deseo de otra forma de maternidad - paternidad y de construir una familia; y para acompañar el crecimiento del hijo/a en las vicisitudes particulares como el continuar con vínculos significativos con familiares de origen o habilitar el acceso a información sobre la historia que le pertenece.    Procesos complejos  que demandan diferentes tiempos para estar disponibles a fin de recibir al hijo por adopción. 

 

Procesos complejos que requieren un marco legal que garantice los Derechos de todos los involucrados, en particular considerando el interés superior del niño/a. Nuestro país  cuenta con una ley que ha avanzado significativamente en este sentido.  Si bien hay que seguir mejorando la gestión para profundizar la protección de los Derechos, consideramos que ningún cambio legal puede poner en riesgo dicha protección retrocediendo en las necesarias garantías.

Compartir: